Inspiration

¿A qué huele la calma?: aromas que mejorarán tu meditación

Ya lo tienes todo listo para iniciar tu meditación: paredes en tonos azules, música relajante y un cojín para que estés cómod@. ¿Qué más necesitas? Un olor que te relaje y calme tu yo interior.

25 May 2020

La meditación es ideal para conectar cuerpo y mente. Focalizarse en inspirar y expirar, tener conciencia de las vibraciones del cuerpo y no desconcentrarse con elementos que despiertan los sentidos y nos enseñan a disfrutar del ahora. Además de estos beneficios de la meditación, hay otro factor que influye en el buen desarrollo de estas sesiones: el olor.

Los expertos han detectado que algunos aromas, como el jazmín, el yuzu y la esclarea, influyen en la relajación del cuerpo y reducen las pulsaciones en únicamente diez minutos. La lavanda puede que sea el aroma que mejor funciona para calmarte: algunas investigaciones apuntan que podría ayudar a poner fin al insomnio leve, disminuir la ansiedad y disminuir los efectos de según qué tipos de depresión. Por ello, utilizar su aroma en sesiones de meditación puede ayudarte a que estas sean más eficaces.

EL AROMA DE LA RELAJACIÓN

Si tu objetivo durante la meditación es encontrar la estabilidad entre tu yo exterior e interior, añadir un aroma que relaje te será de gran ayuda para incrementar la percepción de calma. Acariciar tus sienes con una loción de lavanda supone incorporar una fase extra a tu práctica de meditación. Está verificado que la lavanda sosiega el sistema nervioso simpático, que también conocemos como centro de estrés. Al aspirar su olor, el cuerpo y la mente entran en un episodio de relajación.

Si no eres de los que les gustan los aceites, las velas aromatizadas pueden sustituirlos como accesorios de la meditación. En el pasado, han simbolizado la calma. Prender una vela y contemplar la llama es de algún modo una ceremonia. Al inspirar y expirar, también absorbes una fragancia relajante que ayuda a calmar tu sistema olfativo. Inspirar paz y espirar negatividad, en esto se centra también la meditación.

LA CONCENTRACIÓN HECHA FRAGANCIA

A menudo hacer meditación puede resultar un mecanismo perfecto para concentrarse. Si tienes mucha carga de trabajo, antes de empezar, haz una pausa para meditar. La imponente fragancia del eucalipto es conocida por avivar los sentidos y activar un sentido de alerta. Si llenas la habitación de este aroma al meditar, acabarás la sesión concentrad@ y con la fortaleza suficiente, list@ para enfrentarte de nuevo a tus tareas.

Los olores inciden en nuestros sentimientos y emociones pero también despiertan tu cerebro y cuerpo para que esté activado. Cuando te prepares para la siguiente meditación, no olvides estar atento al olor que invade el espacio.

¿Quieres saber más de Rituals?