Village

La arquitectura local, musa eterna de La Roca Village

Detrás de las fachadas del Village hay historias inspiradas en postales y escenas reales de Cataluña. Te invitamos a descubrir cómo un equipo de arquitectos soñó este espacio al aire libre. Estas son todas las curiosidades arquitectónicas.

29 October 2020

Desde su inauguración el 8 de julio de 1998 las soleadas calles de La Roca Village han buscado la inspiración en la arquitectura tradicional del territorio. El Village representa un pueblo catalán de finales del siglo XIX e inicios del siglo XX. Una época floreciente para esta tierra que vio pasar una revolución industrial, dos Exposiciones Universales, el despertar de las artes y nacimiento de un estilo arquitectónico propio, el modernismo.

No hay edificio en el Village que no esté inspirado en una construcción real. En la plaza de Burberry, por ejemplo, encontramos representados el Ayuntamiento y las antiguas escuelas públicas de la Ametlla del Vallès, obra realizada por Manuel J. Raspall entre 1910 y 1913. Del mismo arquitecto son los adornos vegetales que decoran otros edificios del Village, inspirados en la Casa Residencial Provincial La Salle de Tarragona.

1

2

Los palacios dibujan la parte más noble de La Roca Village. Los ornamentos de las fachadas de las boutiques de Samsonite y Karl Lagerfeld, por ejemplo, reproducen las decoraciones de la plaza del Real Monasterio de Santes Creus.

1

2

Cercano a este convento se encuentra la localidad de Prades, donde su popular fuente renacentista se ve reflejada en una de las entradas del Village.

1

2

La novecentista Casa del Mar de Vilanova i la Geltrú y Cals Americanos de la Bisbal de l’Empordà son el punto de partida del boceto que da forma al ‘teatro’ del Village y que hoy ocupa la boutique de Prada.

1

2

La lista es larga pero las obras del modernismo merecen una mención aparte. Este movimiento bebe de la luz y los colores del mediterráneo, así como de la naturaleza. «Todo sale del gran libro de la naturaleza», decía el mismo Antoni Gaudí. Esos motivos florales y animales ponen una nota colorista a la arquitectura de La Roca Village. Los dragones, símbolo de Cataluña y emblema del Park Güell de Barcelona, dan la bienvenida a los visitantes.

1

2

La escultura del pavo real, en una de sus fuentes, recuerda el mosaico central del Salón de Actos del Recinto Modernista Sant Pau.

1

2

Además, la popular técnica del ‘trencadís’, una de las más representativas del modernismo catalán, tiñe de color algunas de las fachadas del Village y otros elementos artísticos.

1

2

El vino también forma parte de la historia y de la cultura de Cataluña. De ahí el homenaje de La Roca Village a las construcciones vinícolas modernistas de César Martinell, como la Bodega Cooperativa de Gandesa.

1

2

Seguro que en tu siguiente visita al Village, no perderás detalle. ¿Quizás algún edificio de tu localidad está entre las construcciones del Village?