Inspiración

Protege tu vista

Cottet ha compartido con nosotros varios consejos útiles para la salud de nuestra vista

01

Tu salud ocular es importante

El COVID-19 puede introducirse en nuestro cuerpo a través de la conjuntiva de los ojos. De esta manera nos podemos contagiar al entrar en contacto con objetos contaminados y después tocarnos los ojos o por la llegada a nuestros ojos de las micropartículas que se expulsan al estornudar o toser.

Cuando estemos en la calle la distancia mínima de seguridad que tenemos que mantener con otras personas es de 1,5 metros; no debemos tocarnos los ojos y antes de hacerlo en casa hay que lavarse las manos.

Cualquier síntoma o indicio de conjuntivitis lo debemos comunicar a nuestro doctor.

Durante el periodo de confinamiento es posible que pasemos más tiempo delante de las pantallas y dispositivos móviles, es por este motivo que es esencial que tengamos en mente estas recomendaciones:

  1. Hidratación ocular con lágrimas artificiales. Debido a que estamos mirando durante largo rato de cerca, el ritmo del parpadeo se reduce y da paso a la sequedad de los ojos. Si queremos evitarlo, debemos aplicar una lágrima artificial tres o cuatro veces al día o cuando notemos molestias.
  2. Regla 20/20/20. Si estamos expuestos a trabajos que requieren una pantalla cercana, debemos descansar veinte segundos cada veinte minutos mirando a una distancia de veinte pies (seis metros). Es una regla para relajar nuestra visión y con la que podremos proseguir con nuestra actividad cómodamente. Aunque también es igual de importante adoptar posiciones adecuadas, como sentarnos con la espalda recta. Es incorrecto tener la cabeza de girada hacia la pantalla o estar tumbados.
  3. Distancia mínima respecto a la pantalla. En cada dispositivo es recomendable conservar una determinada distancia mínima. Así en los teléfonos móviles es de treinta a treinta cinco centímetros, para tabletas es de cuarenta a cincuenta centímetros y en pantallas de ordenador variará en función de las medidas de estas: cincuenta centímetros en portátiles y de sesenta a ochenta centímetros en las que son de sobremesa. En el caso de la televisión la distancia se amplía hasta unos tres cientos centímetros y la visualización en una habitación a oscuras es indebida. Debemos tener un foco de luz que no refleje la pantalla y, siempre que se pueda, servirnos de la natural.
  4. El visionado en la pantalla de la televisión es la mejor opción si queremos ver películas, series o contenidos multimedia. A más distancia de la pantalla, menos debilitaremos nuestro sentido de la vista. Y esto todavía es más significativo para los más pequeños; ya que estos días pasan más tiempo delante de las pantallas y pueden desarrollar miopía precoz.
  5. Por lo anterior, realizar actividades con los niños que requieran mirar de lejos. Juegos que necesiten mirar a largas distancias, en estos momentos que no pueden salir al parque, pasan a ser importantes para su salud ocular. Podemos jugar al veo-veo a través de una ventana, terraza, balcón… Si dispones de una espacio de 5 metros o más hacer pruebas o ejercicios que obliguen al niño a utilizar la visión de lejos. Utilicemos la imaginación.
02

También si llevas gafas

Es importante no tocarnos los ojos mientras estamos en la calle, como también lo es no tocarnos las gafas. Nos recolocamos esta pieza unas cuantas veces cada hora. Así, infectamos nuestras gafas si las manipulamos con las manos contaminadas o les llegan gotas por aspersión de estornudos o tos.

La limpieza de las gafas. El virus puede vivir durante horas en las gafas, y en otras superficies, días. No solo debemos lavarnos las manos con jabón al llegar a casa, también debemos hacerlo con las gafas frotándolas delicadamente con los dedos. Al terminar, las secaremos con un paño suave.

03

Para las lentes de contacto

En primer lugar, las lentes no pueden estar en contacto con manos sucias, siempre manos bien lavadas. De lo contrario serán contaminadas y, por lo tanto, fuente de contagios. Así también, debemos prestar atención a la posible contaminación de sus fundas y líquidos para su limpieza, mantener también la higiene en estos objetos.

Si tenemos la zona ocular irritada o creemos que pueda estarlo, no se deben usar más esas determinadas lentes de contacto; a no ser que las podamos esterilizar químicamente en la óptica, en el caso que estas lo permitieran. O incluso tirarlas, junto con el envase o funda y los líquidos.