La esencia de Formentera, según Luis Galliussi

El arquitecto de interiores argentino comparte con nosotros la cara más auténtica (y personal) de la isla.

En un verano atípico y extraño en el que las Baleares han sido en cierta manera recuperadas por los locales, Luis Galliussi nos guía en un recorrido por la Formentera más auténtica y mágica. Curator of experience de Las Rozas Village, el argentino vive a caballo entre Madrid e Ibiza, donde se instaló hace ya 20 años. Su segundo hogar está en Formentera: en Can Eu, la casa de su amiga Eugenia Silva, que él mismo decoró, encuentra un segundo refugio. Espíritu libre y amante de la sencillez más absoluta, Luis es el cicerone perfecto para una Formentera que se deleita en la belleza de la naturaleza, sin artificios y lejos de los estereotipos turísticos.

01

En busca del baño perfecto

La improvisación forma parte del ADN de Luis y de la isla. No le gusta pasar el día entero en la playa, pero siempre lleva un bañador y un pareo en el coche para acercarse a pequeñas calas como Caló d'Es Mort o Es caló en busca del baño perfecto. Si tiene la suerte de ir en barco con amigos, no duda en poner rumbo a cala Saona.

El Faro de la Mola es para él un lugar muy especial. No es el faro más famoso de la Isla y eso en parte es lo que lo hace tan mágico. Los turistas no suelen llegar tan alto. *«Camino obligado, la energía allí es muy diferente». *

02

De buen comer

Cuando pasamos al capítulo gastronómico, no lo duda ni un instante: El restaurante Es Caló no solo tiene unas vistas maravillosas, «su frito de langosta es lo más rico del universo».

Blat picat (en Sant Ferran de Ses Roques) y Bona Espina (en Sant Francesc Xavier) son dos sitios sencillos y divinos, que frecuenta para tomar un desayuno natural, tomar un rico zumo y dejarse inspirar por la naturalidad de su atmósfera.

03

‘Party Animal’

Aunque infinitamente más tranquila y desconocida que la de su isla vecina, Luis nos habla con mucho cariño de las fiestas Flower Power de Formentera, que se han convertido en un aliciente más en los últimos tiempos. Celebradas habitualmente durante el mes de julio, comenzaron en la propia plaza de Sant Francesc Xavier y actualmente se celebran también en el pueblo de La Mola y sobre la misma arena de la playa de Es Pujols, aunque a Luis estas nuevas ubicaciones no le terminan de convencer, se mantiene fiel a la fiesta original.

04

La hora de las compras

Su primera compra nada más llegar a la isla suele ser en Can Parejo (en Sant Francesc Xavier), un mercado/tienda de ultramarinos con productos ecológicos, naturales y frescos, justo como a Luis le gusta.

En Catalina House (en San Ferran) y Balafia (en Sant Francesc de Ses Roques) encuentra siempre piezas interesantes para sus proyectos de interiorismo: vajillas, alfombras, lámparas, sombreros… Piezas que transmiten el espíritu salvaje y un tanto hippy que la isla consigue preservar y que tanto atrae a sus visitantes. La Parfumerie Centrale (en Sant Francesc Xavier), regentada por una chica italiana, es su lugar de referencia para conseguir velas exquisitas.